La dimensión de los sueños

Esta entrada se la debo a los Foo Fighters. Si no es por ellos, no me habría puesto de humor para escribir algo.

Pobre iluso de mí. Había creado hasta 15 categorías distintas para ordenar las entradas del blog según el país. Un plan lleno de optimismo que, a día de hoy ,ya puedo constatar no va a ser posible cumplir. Viajar en moto al ritmo que vamos es algo parecido a querer ver el museo del Louvre en 10 minutos. Pero en realidad, este viaje no son unas vacaciones, no se trata de hacer turismo, ni de tomar las fotos de turno frente a los monumentos más representativos. Este viaje solo tiene un objetivo: llegar a Japón.

Hoy hace exactamente 25 días que salimos de Coria del Rio. Se han pasado volando. La carretera, la moto, la tienda de campaña, el equipaje, las fotos, la comida, la limpieza, la mecánica. Es lo primero que me viene a la cabeza, es como si nunca se terminara la planificación. Al terminar un día ya tenemos que planificar el día siguiente. Es la historia interminable. Cada vez me dan ganas de dejarlo todo en las manos del destino y la improvisación.

Europa ha sido terriblemente fácil, nada de aventuras, nada de riesgos. Durante estos días me he sentido casi casi como cuando veo una película en el salón de mi casa. Solo me faltaba un eyaculador de palomitas embebido en el casco. Cada país nuevo era una copia “mejorada” del anterior, eso sí, cuanto más al norte, más robotizada y atontada está la gente. Hasta llegar al punto de no contestar “hello” cuando se le saluda. Sin ganas de entablar conversación y con una tristeza crónica plasmada en sus caras.

Actualizado: viajar por europa ha sido más fácil de lo que esperaba. Las carreteras son buenas, hay muchos hostales, campings y todos los servicios funcionan a la perfección. La gente de los países escandinavos no es tan seca y tan atontada como pensaba. Hay de todo, pero si que se nota una cierta indiferencia o timidez a la hora de relacionarse con los extranjeros.

En cualquier caso, ¿quién soy yo para opinar tan a la ligera? Yo solo soy un espectador subido en una moto que de vez en cuando tiene la posibilidad de compartir cortos espacios de tiempo con la gente del país visitado. Más al norte de Alemania se nota un cambio bastante fuerte en el carácter de la gente, más seco. Hay muy poca vida en la calle y les cuesta bastante relacionarse. ¿Se nota que tengo ganas de marcharme de Helsinki?

Lo más importante en los viajes es siempre relacionarse con la gente. Abrir tu corazón y tu mente. Absorver nuevos puntos de vista y formas de hacer las cosas. ¿Pero qué pasa cuando te encuentras con gente cerrada sin ganas de compartir nada? Ellos no están viajando como nosotros y no tienen tanta necesidad de compartir su tiempo. Por eso Dios creó Internet ^_^ y le dijo a Casey que creara CouchSurfing.

Mañana sabremos si finalmente han traido la pieza que falta para la moto de Vicente y es entonces cuando decidiremos si nos metemos en el teletransportador para cruzar a territorio ruso. Tengo la impresión de que va a ser un julio movidito,… otra historia. Nos encontramos bastante bien física y mentalmente, así que a hacer kilometros! Tengo muchísimas ganas de llegar a Japón, meterme en un onsen y colapsar a sushi y ramen hasta que me salga por las orejas. Por no hablar de las otras diez mil cosas que quiero hacer.

Ojalá nos encontremos a gente buena por el camino. Ya estoy cansado de escuchar a bombeadores que no paran de hablar y se les sale el ego por todos los orificios de su cuerpo. ¿Tan dificil es saber conversar bien? Solo hace falta saber escuchar, poner interés y leer el lenguaje corporal.

Muchas gracias a todos los que nos habéis acompañado en Europa: Octavio, Tomás, Villahermosa, Juan, Moterus, José (el canario), Maria José, Equipo de Midland Francia, Fiodor, Pepo, Zarwash, Zoohal, Sio, Arrash, Miikka y Björn.

Un abrazo grasiento a todos, persons!

Joan Mira

Interactive web developer and creative technologist in London