La 'edad de oro' de las redes sociales en Internet

Los sitios sociales recibieron unos 500 millones de visitas en 2007. Para bien o para mal, las redes sociales en Internet han vivido su explosión en 2007. Sitios como MySpace o Facebook han vivido un frenesí que los ha convertido en un suculento negocio. No obstante, también han tenido que afrontar delicadas cuestiones, como la intrusión en la vida privada de los usuarios.

Este año, entre las 10 palabras y términos de búsqueda que más han crecido en el buscador Google, un total de siete son de sitios de redes sociales, como Badoo, Facebook o Webkinz (un sitio canadiense especialmente diseñado para niños), informa Leurence Benhamou, corresponsal de AFP en EEUU.

Los sitios de redes sociales no han parado de crecer. MySpace, el mayor de todos, cuenta con cerca de 110 millones de usuarios, y ha crecido este año un 30%. No obstante, Facebook ha visto cómo su popularidad crecía como la espuma, creció un 100% este año y alcanza ya los 55 millones de usuarios, todos en busca de crearse su propia ‘red de amigos’.

Fenómeno global

Este fenómeno afecta a prácticamente todos los países, en donde no sólo dominan los gigantes estadounidenses —en EEUU, uno de cada cuatro ciudadanos es usuario de MySpace—, sino que han ido surgiendo multitud de sitios locales en plena ascensión.

El sitio japonés Mixi asegura que tiene ocho millones de usuarios, mientras que Xiaonei, en China, cuenta con seis millones. Y todo ello, sin olvidar el sitio coreano Cyworld, con 18 millones de miembros, prácticamente el 85% de los internautas del país.

Fenómeno imparable

Pese a estos problemas, el crecimiento de los sitios sociales continúa imparable: este fenómeno no es más que “la punta del iceberg”, según Amit Kapur, responsable de desarrollo de MySpace, quien asegura que “no es más que la evolución natural de la Red”.

Estos sitios de socialización son también fruto de la tendencia hacia una Internet más personalizada.

Este frenesí por las redes sociales ha tenido su reflejo en las inversiones financieras, naturalmente. Microsoft adquirió este año un 1,6% de FaceBook por 240 millones de dólares, un precio que colocaría a esta red social, que aún apenas ingresa dinero, con un valor de mercado de 15.000 millones de dólares, casi tanto como el gigante General Motors.

Como La Web Se Está Transformando A Si Misma

En 1967, el psicólogo Estadounidense Stanley Milgram dirigió el “experimento mundo pequeño“, en el cual envió cartas a sesenta voluntarios en Kansas y les pidió que se hagan llegar los sobres a personas específicas en Massachusetts—a mano y a través de amigos o amigos de amigos.

Las cartas que llegaron a los destinatarios fueron, en promedio, intermediadas por cinco a siete personas. Esto fue visto como una prueba empírica que personas tomadas al azar en nuestra sociedad están relacionadas entre si a través de amigos y amigos de amigos. La hipótesis del mundo pequeño basada en los hallazgos de Milgram afirma que el número de conocidos personales necesarios para conectar dos personas cualquiera en el planeta es pequeño.

La hipótesis conduce a la expresión los seis grados de separación“, significando que dos personas cualquiera tomadas al azar están asociadas entre si por una cadena de aproximadamente seis individuos. Los “seis grados de separación” es uno de los conceptos subyacentes de las redes sociales en la Internet.

Los servicios de redes sociales ofrecen a los amigos un espacio donde pueden mantener sus relaciones, chatear entre sí y compartir información. Más aún, ofrecen la oportunidad para construir nuevas relaciones a través de amigos existentes. En el primer uso del sistema, se le pide a los usuarios que envíen un perfil conteniendo información personal como su nombre, fecha de nacimiento y una foto. La información personal se pone a disposición de los otros usuarios del sistema y es utilizada para identificar a amigos en la red y para agregarlos a una lista de contactos.

En muchos sistemas, los usuarios no sólo pueden ver a sus amigos sino también a los amigos de segundo grado (amigos de amigos). Algunas redes siguen un enfoque de “sólo por invitación“. Por lo tanto, cada persona en el sistema es conectada automáticamente con al menos una otra persona. Ejemplo de redes sociales comunes son Friendster con alrededor de 24 millones de usuarios, MySpace con aproximadamente 41 millones de usuarios y Orkut de Google con cerca de 12 millones de usuarios.

Sumado a esas redes de propósito general, los servicios especializados han evolucionado para establecer una comunidad de individuos de gustos afines. OpenBC, por ejemplo, es un servicios de red profesional que intenta crear una web expertos confiables y socios de negocios.

Cuando las comunidades se expanden, emanan tendencias de autoorganización y, frecuentemente, se establecen sub-comunidades que cubren tópicos más específicos o surgen grupos de amigos más pequeños. Diferentes servicios incluyendo Orkut facilitan la creación de nuevos sub-grupos como una funcionalidad central del sistema. En estas comunidades más pequeñas los usuarios chatean, mantienen acaloradas discusiones en foros dedicados e intercambian fotos y otros documentos.

La formación de grupos más pequeños dentro un gran colectivo probablemente pueda ser descrito con la regla de 150. Éste axioma se refiere a la capacidad del canal social, la habilidad del cerebro humano de relacionar detalles factuales, emocionales con personas. Una serie de estudios sociales muestran que la persona promedio puede recordar esas características para aproximadamente 150 individuos.

Los psicólogos explican esta característica utilizando la evolución de las sociedades humanas: los primeros asentamientos no abarcaban más de 100-150 personas y por lo tanto el cerebro se desarrolló solamente hasta el punto donde era capaz de almacenar información de todas las personas en esta red social. Por lo tanto, una red social “genuina” está limitada a alrededor de 150 personas.

La generación automática de un tipo de “redes sociales” también es posible para servicios como eBay o Amazon. En eBay, por ejemplo, la información es retenida sobre quién le compra a quien, que comprador evaluó a qué vendedor, etc. Esta información puede ser usada para generar una red de información de conexiones ponderadas, donde el peso depende de evaluaciones positivas, neutrales o negativas entre compradores y vendedores.

En Amazon, la compra de un libro de parte de un usuario, escribir un comentario o dar una recomendación sobre un libro implica que tiene un interés en el autor o el tema.
A pesar que estos datos no forman una red social tradicional, puede ser interpretado como una estructura social en el sentido amplio. Por un lado, se constituyen agrupaciones de usuarios con intereses similares y las agrupaciones y los usuarios están conectados entre sí; un contacto amistoso y comunicaciones directas entre los usuarios, sin embargo, no es posible.

Joan Mira

Interactive web developer and creative technologist in London