Los antecedentes de los medios interactivos

El siguiente artículo es una reflexión sobre la importancia y significación de la vida cotidiana, la globalización y la inteligencia colectiva para el nacimiento de los medios de comunicación en masa y la consolidación de la sociedad de la información.

Además, este artículo es un trabajo de la asignatura de Medios interactivos del Grado Multimedia de la UOC.

La vida cotidiana

Recientemente, mi padre publicó una nota en Facebook, en la cual decía lo siguiente:

Creo que la obsesión tecnológica se está convirtiendo en una pesadilla ¿Nos libera la hipertecnología? ¿Tal vez de nosotros mismos? ¿Será un lujo tener un YO en el mundo que estamos o están...construyendo? ¿Crea la hipertecnología puestos de trabajo o más bien los destruye a un ritmo cada vez mayor? En fin, a mi personalmente no me gusta un pelo el mundo que viene. Creo que es más bien terrorífico, deshumanizador..., eso sí... de una manera ligera (light, soft, etc). Para que no veamos la cara del monstruo. Pero ya se va viendo algo y aquí tenemos al androide sonriente...

Es una opinión crítica contra la tecnología de una persona de 65 años. Licenciado en Filosofía, catedrático de Historia y usuario de nuevas tecnologías desde que tiene uso de razón. En cualquier caso, encaja bastante bien dentro del perfil de una persona jubilada de su actividad laboral y que en teoría tiene tiempo libre para aprender a usar las nuevas tecnologías y a participar en los medios interactivos.
Su opinión no era nueva para mi, ya que en otras ocasiones habíamos hablando del tema. Mi reacción inicial fue defender los beneficios de la tecnología para la humanidad. Repliqué en Inglés:

Because of technology, a lot of people have access to information, a lot of diseases are being cured, the universe is being explored and we are having this conversation. How technology can be a bad thing? Just because kids use their phones in the table while having lunch with their parents?

La conversación continuo con varios intercambios de opiniones, hasta que al final, me reveló el motivo de su frustración:

Entre 1987 y 1992 yo tenia entre 35 y 40 años y pertenecía a la generación de "los reyes del mambo" o "los putos amos" (como dicen ahora). Con los cassettes, los VHS y el Fax (ultima maravilla tecnológica) nos sentíamos de puta madre. Llegan los 90 y con ellos el PC e Internet y, de ser los putos amos, nos vamos convirtiendo en "material reciclable". Es una historia que se repite siempre. De ahí que nadie de mi generación flipe con las tecnologías que nos destronaron ni les haga reverencias. Las usamos en lo que podemos, sabiendo que cada vez nos será mas difícil estar al día e incluso participar. En todo esto también exagero pero es una manera de llamar la atención y desahogar una cierta frustración.

En cierta medida, no le falta razón. Las nuevas tecnologías han redefinido muchos aspectos de nuestra vida y siguen haciéndolo a un ritmo exponencial. De hecho, para los profesionales que trabajamos en algo relacionado con Internet o las nuevas tecnologías, no hay ningún año que pase que no tengamos que aprender un nuevo paradigma, framework, sistema, plataforma, librería, software o herramienta. El aprendizaje es continuo y constantemente tenemos que reciclar nuestro conocimiento del medio para poder seguir siendo útiles en nuestra profesión.

La vida cotidiana ha cambiado muchísimo con respecto a los anos 60 y es normal que la gente que no ha crecido en esta vorágine de adelantos tecnológicos tan rápidos, se vea abrumada y frustrada. Por muy cultos e intelectuales que puedan ser, el mundo digital utiliza unos códigos, metáforas, sistemas y entornos virtuales que requieren de un aprendizaje. Es necesario invertir tiempo y esfuerzo, de lo contrario, te ves abocado al ostracismo tecnológico o a una participación simbólica y poco fructífera.

Por otro lado, los millenials y gran parte de la generación X nos hemos adaptado a los nuevos tiempos sin mayores complicaciones. Al fin y al cabo hemos crecido jugando a las maquinitas, asistiendo al nacimiento de Internet y siendo los pioneros en consumo y producción de todo lo digital y virtual. Actos tan sencillos como comprar la revista de videojuegos en el quiosco fueron remplazados por una suscripción a una revista online. Napster marco un antes y un después en el intercambio de música. Lo de grabar el cassette del vecino quedo relegado inmediatamente al pasado.

Hay infinidad de ejemplos de nuestra vida cotidiana que fuimos adaptando uno a uno a la sociedad de la información, hasta llegar al presente, donde prácticamente todas las acciones susceptibles de ser incorporadas al mundo digital, ya lo han hecho o lo van a hacer pronto (léase fintech). A este proceso de reconversión de una actividad analógica comercial o industrial se le conoce con el termino anglosajón disruption. Ya lo hemos ido viendo recientemente en el caso de AirBnB o Uber, los cuales siguen teniendo tensiones con los profesionales que aun se ganan la vida con el modelo tradicional.

La globalización

Los medios de comunicación en masa y la sociedad de la información también contribuyeron a acelerar una mayor integración de las naciones del mundo, el intercambio de ideas, productos y culturas. A este proceso se le conoce como la globalización.
Internet ha propiciado que la gente de países aislados tenga acceso a la mayor fuente de información del mundo y pueda aprender y observar lo que esta pasando en otras partes del planeta. Los medios de transporte también han ayudado a que las personas podamos viajar y confirmar todo aquello que conocemos a través de Internet. Por tanto, es un sistema que se retroalimenta. Los usuarios buscan y comparten información en las redes y luego comprueban que esa información les es útil en la vida real. Por ejemplo, el caso de TripAdvisor, una aplicación que reúne miles de opiniones de usuarios sobre hoteles, restaurantes y lugares, de forma que los viajeros puedan tomar decisiones informadas para su beneficio durante sus viajes.
Hoy en día, las modas ya no son fenómenos aislados. Las noticias ya no son solo locales. Los cambios en las economías afectan a todos los países. Todo es global. Todo es instantáneo. Todos los datos fluyen y nos afectan en mayor o menos medida. Las personas que habitamos el mundo moderno y conectado ya no estamos aisladas y dependemos unas de otras.

La cantidad ingente de datos que estamos generando está dando pie a que aparezcan nuevas disciplinas científicas, como por ejemplo el Big Data, cuyo objetivo es analizar cantidades masivas de datos en busca de patrones para obtener conclusiones que puedan luego reportar luego beneficios.
La globalización hace que la gente cada vez consuma más información. Ya no solo consumimos el periódico local y conversamos con los vecinos o compañeros de trabajo. Hoy en día, la gente se mueve de un lado a otro, habla varios idiomas y se comunica con colegas y conocidos en varias zonas horarias del planeta. Nuestro círculo de acción se ha expandido notablemente y por tanto, cada vez necesitamos mejores medios de comunicación y maneras de interactuar mas entretenidas, productivas y efectivas.

La inteligencia colectiva

Los medios de comunicación masivos también se han retroalimentado a partir de otro movimiento muy importante. El de la inteligencia colectiva. Este movimiento está mas respaldado por la gente joven, ya que requiere un nivel de asimilación alto sobre el funcionamiento de Internet y las redes sociales. También es el medio de expresión más popular entre la gente en posición de luchar por cambios drásticos a nivel social y político.
La inteligencia colectiva emerge de la colaboración y los esfuerzos colectivos de muchos individuos con el objetivo de tomar decisiones conjuntas y consensuadas. Es un fenómeno que se puede apreciar en su mayor esplendor en las actividades de crowdfunding, en la Wikepedia (una enciclopedia gratuita mantenida por los usuarios de Internet), en las peticiones de firmas online, redes sociales, sistemas de votos online, foros y comunidades online como StackOverflow, etc.

En los últimos anos, hemos podido observar como la gente se ha organizado para crear movimientos tan importantes como la primavera árabe o el 15M. Estos movimientos también tienen una base de inteligencia colectiva, ya que las redes sociales tuvieron un papel principal en su organización y difusión. Estos sucesos son únicos y novedosos en la historia de la humanidad, ya que sin los medios de comunicación masiva, no podrían haber llegado a ese nivel de repercusión. También el hecho de que los dictadores y represores censuraran y cortaran el uso de Internet durante la primavera árabe, nos indica el nivel de poder e influencia que ha llegado a tener este medio para desestabilizar todo un país y llegar a derrocar gobiernos.

El anterior punto me lleva a hablar de otro tema de gran actualidad: las elecciones presidenciales en EEUU. Si tenemos en cuenta que Internet se ha convertido en un medio de vital importancia, es normal que los gobiernos y las grandes corporaciones lo quieran controlar. Por este motivo, hoy en día es muy importante informarse sobre los intereses de los diferentes partidos políticos. ¿Quién subvenciona sus campanas electorales? ¿Qué objetivos tienen respecto a la neutralidad de la red? ¿Qué opinión les merece organizaciones como Wikileaks o personajes como Edward Snowden…? Todos estos aspectos se discuten en las redes sociales como Facebook o Twitter y acaban moldeando la conciencia colectiva y las opiniones de la gente mediante la inteligencia colectiva. Entre todos, se obtienen los datos objetivos y transparentes. Es una forma de desvelar la verdad. De destapar a los mentirosos y manipuladores. Es la nueva política de participación ciudadana. Creada a partir de la inteligencia colectiva y el intercambio de datos en las redes sociales.

Conclusión

Todos los fenómenos de los que hemos hablado se retroalimentan entre ellos y sus causas/efectos no están detalladamente limitados. Otro de los aspectos que ha llevado al éxito de los medios de comunicación masivos y la sociedad de la información es su naturaleza bidireccional. Ya no estamos hablando de TV, radio o prensa. Medios unidireccionales. Internet nos permite convertirnos en productores de contenidos. No solo en consumidores. Todos los usuarios tenemos una voz y espacios donde compartir información. La manipulación de la sociedad ya no es tan sencilla. Ahora es más fácil poder obtener una perspectiva más objetiva juntando las opiniones de cientos de publicaciones (incluyendo blogs). Podemos decir que Internet ha democratizado la información y la ha hecho más viva y rápida.

Seguramente, la neutralidad de la red y la bidireccionalidad de las comunicaciones, sean los factores mas importantes para su éxito, ya que son la esencia, los principios que permiten que se desarrollen otros fenómenos como la globalización y la inteligencia colectiva. Por tanto, nuestro objetivo como ciudadanos defensores de la libre información, la democracia y la justicia social es esforzarnos para que los gobiernos no legislen para favorecen los intereses de unos pocos y las grandes corporaciones no intenten comprar a los gobiernos para que favorezcan sus intereses.

Joan Mira

Interactive web developer and creative technologist in London