No sabes donde te estás metiendo

Nota: este juego puede llegar a ser tan adictivo que destruirá sin duda la poca productividad que te quede en el día de hoy. Que conste que te hemos avisado.

World’s Hardest Game: parece fácil pero no. Eres el cuadrado rojo y tienes que atravesar de un lado a otro los laberintos esquivando los círculos azules (y recogiendo los amarillos, de paso). Si «mueres» sólo veinte veces en el nivel 1 es que estás empezando a dominarlo. Pero para completarlo hay que hacer 30 niveles a cual más chungo. Bonus: música rayante.

Aunque parece imposible (incluso en el nivel 2), tiene su truco… y aun vez que lo adivinas es cuestión de ser rápido y tener buenos reflejos.

Vía | Microsiervos

Joan Mira

Interactive web developer and creative technologist in London