Web 2.0: una oportunidad para las marcas

“Las marcas comerciales deben adaptarse para comunicar en un entorno donde las normas son distintas a las del mundo offline“. Ese nuevo entorno es la famosa web 2.0 (blogs, redes sociales y demás páginas dónde el usuario genera y comparte los contenidos) y la sentencia la dicta el estudio Sexo, Mentiras y Realidad: echando abajo los mitos de la web 2.0, realizado por la agencia de publicidad CP Proximity.

El informe pone sobre la mesa algo que bastantes ya habían dicho: muchas de las suposiciones que se dan por supuestas en cuanto al comportamiento on line están equivocadas. ¿Qué hacemos en Internet? ¿Por qué? ¿Influye en nuestra vida cotidiana o en nuestra personalidad? Y, lo que es más importantes para quienes nos quieren vender algo: ¿somos tan distintos en la Red de lo que lo somos en el mundo tangible?

Proximity aborda en su estudio algunos de los mitos que rodean tanto a la web como a los internautas. Internet no es un mundo de frikis o geeks, sino una extensión de la vida de cada uno; no es otra vida, sino una parte más del día a día del individuo. Como asegura el informe, “los mundos virtuales son como parques temáticos de acceso ilimitado y sin colas”. Y si las personas que van a Disneyworld no son raros, tampoco lo serán quienes dediquen parte de su tiempo libre a Facebook o Tuenti.

Así, Internet no es un lugar en el que los consumidores se comporten de forma distinta a como lo hacen en la vida real, no es un entorno anárquico y sin reglas, pues quien no acepta la etiqueta es rechazado y denunciado por la comunidad. La Red, en definitiva, no es sólo para el porno, aunque el ex primer ministro de Polonia, Jaroslaw Kaczynski, sostuviera lo contrario no hace muchos meses.

Para Juanma Ramírez, Jefe de Planificación Estratégica y Nuevos Medios de CP Proximity “muchos clientes [marcas] aún no son capaces de lanzarse del todo al medio” digital, no tanto por miedo a Internet en sí como por una cierta “reticencia a los nuevos usos” de la Red.

Uso activo de la marca

El resultado de la investigación llevada a cabo por la agencia en 19 países, entre ellos España, arroja resultados llamativos para quienes no estén acostumbrados al medio. El 43% de los participantes afirma que visitar mundos virtuales le ayuda a entenderse mejor a sí mismo, y para más de un tercio, el tiempo que pasa conectado cambia el modo en que sientes y piensas acerca del mundo real.

El valor que han adquirido las redes sociales es un dato muy destacable si tenemos en cuenta que un 58% opina que estas les ayudan a sacar más de la vida. Además, un 31% se siente más coqueto on line, más valiente (43%), más imaginativo (31%) o más expresivo (29%).

De ese valor, según CP Proximity, deben aprovecharse las marcas. No en vano, el 36% de las mujeres y el 39% de los hombres agradecen activamente la presencia de sus marcas favoritas en su vida digital; además, un quinto de los participantes en la investigación reconocen haber comprado determinados productos como consecuencia de participar activamente con sus marcas en webs o haber seguido recomendaciones de redes sociales.

Para casi la mitad de los encuestados, las marcas con las que interactúan en Internet definen quiénes son realmente.

Con estos datos en la mano, el estudio ofrece una serie de recomendaciones a las marcas que quieran estar presentes en Internet de forma activa y beneficiosa. Debe ser útil al consumidor, participar activamente en la comunidad (creación frente a monetización), anteponer el interés a la autoridad, no atacar su intimidad, evolucionar a la vez que la Red y, por último, tener mucho cuidado con dónde se coloca el logo.

Via ElPais

Joan Mira

Interactive web developer and creative technologist in London